viernes, 25 de mayo de 2018

Cómo conectarnos con la intuición



El diccionario nos define a la intuición como la “habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón”. También llamada “sexto sentido”, la intuición es una habilidad que poseen tanto hombres como mujeres y que puede ser entrenada.

Es lo que llamamos “una corazonada”, una voz dentro nuestro que nos indica qué camino seguir. Esa voz nos detiene o nos impulsa a ciertas acciones que a veces no comprendemos. Sabemos que la intuición está allí, pero muchas veces nos negamos a darle importancia porque lo que nos está indicando “no tiene sentido” para nuestro razonamiento.

¿Nunca te ocurrió sentir cierto rechazo o negatividad al estar en presencia de alguien que recién conoces? Si te ocurrió, seguramente le restaste importancia y descartaste la sensación como ilógica.

Desde el punto de vista de la psicología, Francis Cholle, de Psychology Today, nos enseña que la intuición es un proceso que nos da la habilidad de saber algo directamente sin la analítica del razonamiento, que salva las distancias entre las partes conscientes y las inconscientes de nuestra mente, y también entre las corazonadas y el instinto.
En esencia, necesitamos tanto el instinto como la razón para tomar las mejores decisiones para nosotros, nuestra carrera, nuestra familia.

Desafortunadamente, muchos de nosotros nos sentimos incómodos con la idea de utilizar nuestros instintos como guía. Esto se base en un prejuicio cultural milenario.

No tenemos que rechazar la lógica científica para beneficiarnos de los instintos. Podemos utilizar todos los recursos a nuestro alcance, y buscar un balance. Buscando este balance lograremos utilizar los recursos de nuestro cerebro. Hasta hace más o menos cien años, la ciencia no tenía idea del rol de nuestro inconsciente, pero los estudios muestran que solo el 20 por ciento de la materia gris del cerebro se dedica a los pensamientos conscientes, mientras que el 80 por ciento se dedica a los no conscientes.

En definitiva, ¿cómo podemos tomar las mejores decisiones si no tenemos en cuenta las partes inconscientes de nuestro ser?



Otro especialista en intuición, pero desde el punto de vista espiritual, James Van Praagh, nos dice que cuando envías tu preguntas y pensamientos al universo, éste te dará una respuesta en forma de signo o señal. Luego está en ti reconocer el signo y determinar su significado.

Cuando las cosas se complican, ten por seguro que tu espíritu está conectado con algo mucho mayor, un universo de sabiduría infinita, que está allí para apoyarte.

Basándonos en las opiniones de estos dos especialistas, para mejorar la intuición y sacarle provecho se puede tener en cuenta las siguientes ideas:

1. Mantén un diario

Escribe tus sentimientos y pensamientos, esto ayuda a que se abra la mente no consciente. Puede que lo que escribas parezca no tener sentido. No dejes que tu crítico interior intente racionalizar todo, sigue adelante sin miedo. Intenta que sea en un lugar solitario para permitir a tus emociones fluir libremente. Es fundamental para encontrar y construir la intuición.

2. Presta atención a las sincronicidades

Las sincronicidades son señales que nos envía el universo para indicarnos que estamos en el camino correcto, son situaciones que parecen coincidencias o casualidades positivas para tu vida.

3. Presta atención al fluir

Si las cosas salen sin contratiempos, es porque vas por el buen camino, fluyes. Pero si, por ejemplo, tienes una entrevista laboral, y, antes de salir, se te mancha la camisa con café, en el camino quedas atascado en el tráfico, pierdes el móvil, y llegas tarde, podrías considerarlos señales de que ese empleo no es lo mejor para ti.

4. Baja el volumen, y sintoniza con tu verdad

Ejercita pausar por un instante, en silencio y quietud. La meditación puede ayudarte a llegar a tu voz interior. Puedes probar hacer preguntas y esperar la primera respuesta que acuda a tu mente.

“Debes entrenar tu intuición – debes confiar en la vocecita dentro tuyo que te dice exactamente qué decir, que decidir” – Ingrid Bergman

Todos tenemos una intuición natural, una sabiduría innata, cuando la intuición te susurra, ¿la oyes?

miércoles, 23 de mayo de 2018

Energía positiva: la clave para cambiar tu vida



A menudo subestimamos el poder de la energía positiva, sin darnos cuenta que en realidad, es una fuente inagotable de salud física y mental. La armonía de todos los elementos de nuestra vida, nos abren camino a las nuevas oportunidades, a nuevos desafíos y porqué no a un futuro certero y feliz.

Pero… ¿Qué es exactamente la energía positiva? La energía positiva es una forma de vivir, de comprender el mundo, básicamente se trata de encontrar la armonía con el universo. No se trata de sentirse felices todo el tiempo, ni de estar alegres incluso cuando atravesamos tempestades. Se trata de sintonizar tu vida, tu cuerpo, tu alma y la energía del universo hasta generar sinergia tal que nos permita estar agradecidos y honrar nuestro presente para apostar a un futuro equilibrado.


¿Cómo se llega a la energía positiva?

Muchas veces la rutina y los problemas diarios nos llevan a vivir con un halo de pesimismo y terquedad en nuestras vidas. Eso, indefectiblemente nos lleva a un círculo vicioso de negatividad que no nos ayuda a progresar y lo que es aún peor, limita nuestro horizonte quitando del medio aquellas oportunidades que podrían darnos un propósito en esta vida.

Pero, la búsqueda de la energía positiva, el esfuerzo diario y el trabajo duro te ayudarán a llegar a un nuevo estado de armonía universal que te abrirá las puertas de aquello que tanto deseaste.


La ecuación es simple, a mayor proyección positiva de tu mente, mayores serán las oportunidades que el destino pondrá frente a ti. Sé que suena algo simplista, pero la verdad es que el poder de la mente es inmenso. Muchos de nosotros desconocemos lo que somos capaces de hacer con tan solo imaginar el desenlace de una situación, pero lo cierto es que proyectándonos nos auto programamos para que eso efectivamente suceda.

Alcanzar la armonía total no es complejo, tampoco tiene recetas mágicas, solo necesitas poner en práctica estas actividades:



Eres lo que ves en tu mente: el poder de la proyección mental es muy grande. Si pensamos en positivo en el interior, lo que transmitiremos hacia el exterior será igual. Eso, nos permite comenzar a atraer poco a poco el positivismo y la buena energía. Lo que trae como consecuencia personas y oportunidades que contienen la misma carga emocional.


Vivir aquí y ahora:

Pensar en el futuro y en todo aquello que los demás esperan de nosotros determinan nuestra vida, muchas veces no angustian y causan frustraciones internas que a la larga se transforman en traumas. Sin embargo, vivir el día a día siendo consecuente con lo que deseamos nos ayudará a trabajar en aquellos objetivos que anhelamos a largo plazo. Debemos aprender de nuestros errores del pasado, entender nuestro presente y no obsesionarnos con el futuro.

Meditar es el ejercicio para el alma:
Mundo de la Meditación

Los médicos recomiendan hacer ejercicio físico casi a diario, sin embargo, poco dicen de aquellos ejercicios que apaciguan el alma, como la meditación. Trabajar en la paz mental requiere percibir un tiempo a solas contigo mismo para poder ordenar tus sentimientos y entender lo que estás atravesando. Es por eso que la meditación es el ejercicio perfecto para atraer la energía positiva a tu vida. Tómate al menos 15 minutos al día, elige un mantra, practica la respiración y deja tu mente en blanco. Verás como poco a poco la ansiedad se aleja de tu vida y comienzas a percibir la realidad de otra forma.
Agradece siempre que puedas:

La gratitud es el sentimiento que nos permitirá alcanzar el estado de positivismo adecuado. ¿Qué deberías agradecer? todo. Agradece lo que tienes, las personas que te rodean, los errores que te ayudaron a ser mejor persona, las pequeñas cosas que te causan felicidad y principalmente agradece que estás vivo y que eres dueño de tu destino. Evita las expresiones negativas y en cambio, apela a la gratitud siempre que puedas. Aprende a crear un ambiente de armonía y felicidad, eso, te ayudará a hacer el cambio en tu mente que tanto necesitas.


Cambia todo lo que puedas:

Desde tu mente hasta los colores de tu casa. Traslada lo que siente tu mente los ámbitos tangibles de tu vida. Coloca velas, cambia los colores de las cobijas, busca nuevos olores para tu hogar; todo eso ayudará a atraer la energía positiva a tu vida. Conviértete en un imán de buenos sentimientos, atrae todo aquello que deseas y verás cómo llegan aquellas cosas que siempre deseaste y nunca pudiste tener.

¿Cuál es impacto de la energía positiva en tu cuerpo?

En el momento que comiences a trabajar en ti verás como poco a poco las frustraciones que parecen agobiarte desaparecen y los pensamientos positivos se harán más recurrentes. Sentirás que estás completo y feliz, podrás ver con claridad momentos simples que te causan auténtica felicidad. Y dejarás de pensar en aquellos problemas triviales que nublaban tu vista y no te permitían avanzar.

Debes saber que este tipo de cambios de vida son paulatinos pero una vez que comienzan no hay marcha atrás. Probablemente cuando tu mente piense en positivo no notes que has cambiado, pero tu cuerpo y tu alma trabajarán diferente, en sintonía con el Universo.


Este cambio de paradigma no solo te afectará a ti, sino que todas las relaciones que tienes se verán afectadas de forma positiva. Quizás ese vínculo distante que tenías con un amigo se vuelva más fuerte o aquellas personas que solo aportaban pensamientos negativos no formen parte de tu vida diaria. Verás cómo la energía positiva se contagia y todo aquello que te rodea se vuelva más ameno y conciliador.

Lo que dice la ciencia de la energía positiva



Varios estudios han demostrado que existe un impacto real en la vida de las personas que generan energía positiva en sus vidas. Expertos dicen que para pacientes crónicos o con enfermedades terminales que presentan una actitud positiva muestran mejoría o incluso cura total de sus dolencias.

En otras palabras, la mente positiva puede curar el cuerpo, la clave es relajarse y no dejar que los problemas te agobien o frustren.

Ahora ya lo sabes, la energía positiva es una forma de vida y llegar a ella no es tan difícil solo tienes que comenzar a trabajar en ti mismo.

Trabaja en tu felicidad día a día: “Cambia la Energía del Día Siendo Feliz”

lunes, 21 de mayo de 2018

Pregúntale al Universo lo que quieras.



El universo tiene leyes muy poderosas y una de ellas es la ley de atracción que se fundamente sobre la base de que los que son iguales tienden a atraerse en el sentido de que tus experiencias cotidianas y todo aquello que esté alineado con tus vibraciones será atraído hacia ti.

Las personas y las experiencias que llegan a ti y que vives no lo hacen al azar, vienen a cumplir una misión contigo, la de ser tu maestro de acuerdo al momento que estés viviendo en tu conciencia. Al estar consciente de ello, puedes trabajar en cambiar tus energías con el fin de atraer mejores experiencias ya que esto se va a reflejar en nuestro entorno.

Para lograr una relación con el universo, primero debes creer en su poder y en todo lo que es capaz de lograr, agudiza tus sentidos y pídele alguna señal. Esto se hace principalmente cuando aún desconocemos como trabaja la ley de atracción del universo, con las primeras conexiones por pequeñas que estas sean vas a ir entendiendo.

Debes definir tu intención

Es muy importante que antes de pedir al universo, definas previamente que es lo que realmente desea tu corazón y cuando realmente lo tengas claro haz tu petición; en caso contrario es muy posible que no recibas lo que pides ya que el pedido puede estar rodeado de mucha resistencia o no es del todo honesto.

Visualiza lo que deseas

Debes visualizar tu petición, como un deseo ya concedido, concéntrate con los ojos cerrados y mírate ya disfrutar, permítete sentir, palpar y disfrutar al máximo lo que habías soñado, expresa tu satisfacción y gratitud al universo por lo otorgado. Mientras más fuertes sean estos sentimientos tu solicitud será mucho más fuerte.

Justo en ese momento cuando estás experimentando como tal si tu deseo ha sido cumplido, es cuando debes pedir al universo lo que quieres, pero presta mucha atención a lo que te digo: Lo primero que vas a decirle al universo es “gracias” como si ya tu deseo ha sido concebido. Debes hacerlo más o menos así: “Te doy las gracias Universo por……”

Ahora sueltas y abres

Es el momento de dejar en manos del universo tu deseo, confía en su infinito poder y su forma de hacer las cosas, no debes hacer ningún esfuerzo adicional, tampoco entrar en el desespero, por el contrario espera pacientemente y abre tu mente, agudiza tus sentidos ya que mientras más lo hagas más pronto y más sencillo se hará para ti el poder ver como el universo trabaja para darte lo que quieres

Confía en el tiempo Divino

El hecho de que hayas hecho una petición al universo no significa que la recibirás cuando quieres ya que aquí entra en juego otro de las poderosas leyes de éste que es el “poder Divino”; esto significa que lo que sea que hayas pedido o preguntado te será concedido en el momento perfecto para ello. De tal manera que es muy importante que comprendas que después de decirle al Universo lo que quieres, debes tener la paciencia necesaria para esperar que el obre como siempre lo hace para conceder justo en el momento que realmente lo necesites.

miércoles, 16 de mayo de 2018

¿Qué sucede en el cuerpo cuando tenemos pensamientos negativos?



¿Qué sucede en el cuerpo cuando tenemos pensamientos negativos?
Los seres humanos experimentan una variedad de emociones, como felicidad, tristeza, alegría extrema y depresión. Cada una de estas emociones crea una sensación diferente en el cuerpo.

Después de todo, nuestro cuerpo libera distintas sustancias químicas cuando experimentamos cosas y cada producto químico trabaja para crear un ambiente diferente en el cuerpo.

Por ejemplo si tu cerebro libera serotonina, dopamina u oxitocina, te sentirás bien y feliz.

Por el contrario, si tu cuerpo libera cortisol cuando estás estresado, tendrás una sensación completamente diferente que estará asociada con el cuerpo entrando en modo de supervivencia.

¿Qué sucede cuando tenemos pensamientos negativos todo el tiempo? ¿O cuando tenemos pensamientos positivos? ¿Qué ocurre cuando no estamos emocionalmente cargados ni positiva ni negativamente? A continuación vamos a explorar cómo todo esto afecta nuestro cuerpo y nuestra vida.

Positivo vs. Negativo
¿Hay dualidad en nuestro mundo? Podríamos decir que sólo hasta cierto grado, pero la mayoría de nosotros pasamos mucho tiempo tratando de definir y juzgar lo que se considera como positivo y negativo.

El cerebro es una herramienta muy potente y cuando definimos algo, empezamos a sentirlo en nuestro mundo.



By: El Confidencial

Por ejemplo, ¿Alguna vez has notado cómo alguien mientras conduce puede ser adelantado por otro auto, perder su ventaja y de repente sentirse negativo y de mal humor? ¿Mientras que otra persona en la misma situación simplemente pisa el freno ligeramente y sigue adelante con su día como si nada hubiera pasado?

En este caso, ambos vivieron la misma experiencia pero uno la ve como algo negativo, mientras que el otro no. Entonces, ¿son las cosas por naturaleza positivas y negativas? ¿O somos nosotros los que definimos las cosas como positivas y negativas?

Reducir las percepciones tanto como sea posible
Después de pensarlo por un momento, puedes darte cuenta de que de hecho no existen las experiencias positivas o negativas, sino que nosotros somos quienes las definimos como tal.

Por lo tanto nuestra propia percepción de una experiencia o situación tiene la última palabra en cuanto a cómo nos sentiremos mientras esté sucediendo y cómo se verán afectados nuestros cuerpos.
Aunque es posible trabajar para lograr ir más allá de nuestras definiciones de cada experiencia y pasar a un estado de mente/ precepción/ conciencia donde simplemente aceptamos cada experiencia como lo que es y la utilizamos como área de aprendizaje, es posible que nos resulte muy difícil, por lo que es importante entender cómo ciertas emociones pueden afectar nuestra salud.

“Si deseas tener buena salud, primero debes preguntarte si estás dispuesto a acabar con las razones de tu enfermedad. Sólo entonces es posible ayudarte”, dice Hipócrates.


Conexión Mente Cuerpo
La conexión entre la mente y el cuerpo es muy potente y aunque no se puede ver visualmente, los efectos que la mente puede tener en tu cuerpo físico son bastante profundos.

En general podríamos tener una actitud mental positiva y lidiar directamente con nuestros desafíos internos, y así crear un estilo de vida saludable.

Por otro lado, podríamos ser negativos, tener pensamientos autodestructivos y no lidiar con nuestros asuntos internos, incluso llegando a esconder estos problemas con afirmaciones y positividad, sin encontrar el camino y creando un estilo de vida poco saludable. ¿A qué se debe esto?

Nuestras emociones y experiencias son en esencia energía
Y se pueden almacenar en la memoria celular de nuestro cuerpo. ¿Alguna vez has experimentado algo en tu vida que dejó una huella emocional o un dolor permanente en un área determinada de tu cuerpo?

Es probable que esto se deba a que en esa zona de tu cuerpo todavía se guarda la energía liberada de esa experiencia.

Cuando sientes un dolor, rigidez o lesiones en ciertas áreas, a menudo están relacionadas con algo que sientes de forma emocional dentro de ti mismo. A simple vista puede parece que no es así, porque no estamos lo suficientemente conectados con nosotros mismos y nuestras emociones, ya que vivimos a un ritmo muy rápido.
Cuando se ha sufrido de dolores crónicos en la espalda, las rodillas, el cuello o los hombros, y ningún tratamiento físico tiene resultados, es cuando se tienen que resolver aquellas emociones que estaban detrás de esos dolores. Por mucho que se gaste tiempo y dinero en terapia física, y por más que uno piense que va a ayudar, se puede no obtener resultados.
Hay algo más con lo que trabajar
Una vez que se preste atención al patrón de pensamientos inconscientes y emociones que se concentran en el cuerpo, las cosas se aflojan y el dolor se va.

Cuando nos enfermamos o sentimos mucha tensión y dolor, varias veces nuestro cuerpo nos pide que reflexionemos y encontremos la paz en nuestro interior y en nuestro entorno. Es todo un proceso de aprendizaje y crecimiento que no tenemos que juzgar ni temer.

Tú tienes el poder
Davis Suzuki escribió en su libro “El Equilibrio Sagrado”, que las “moléculas condensadas de aliento exhalado durante las expresiones verbales de ira, odio y celos, contienen toxinas. Si se acumulan durante 1 hora, ¡estas toxinas son capaces de matar a 80 conejillos de india!”

¿Puedes imaginar el daño que le hace a tu cuerpo reprimir dentro de ti todas esas emociones negativas o aquellas experiencias emocionales sin procesar?

Recuerda, tú tienes todo el poder dentro de ti para poder afrontar cualquier desafío que se presente. En lugar de etiquetar las cosas como negativas y positivas a medida que las relacionas con cada experiencia que tienes en tu vida, trata de ver las cosas desde un punto de vista más amplio.

Pregúntate a ti mismo, ¿cómo puede ayudarme esto a aprender algo? ¿Puedo usar esto para cambiar mi percepción? ¿A aclarar alguna emoción dentro de mí? ¿Me ayuda a comprender algo y a aceptarlo?

Sea lo que sea, en lugar de simplemente reaccionar, tómate tu tiempo y observa. Descubrirás que tienes las herramientas suficientes para procesar las emociones y las enfermedades rápidamente, una vez que las veas como lo que son y explores por qué ocurrieron.

Si piensas que te enfermarás todo el tiempo o que sentirás algún dolor, porque todo está fuera de tu control, nada de eso cambiará hasta que te des cuenta de que en realidad sí tienes el control sobre gran parte de lo que atraes hacia tu cuerpo.

martes, 15 de mayo de 2018

Cambia la Energía del Día Siendo Feliz


Claro está que todos hemos tenido esos días que nos han dejado con una carga de energía negativa. Hemos estado todo el día esquivando malos humores, hemos gritado o hablado mal a algún ser amado. No hemos saludado correctamente quizás, a una persona que nada tenía que ver con nuestro problema.

¿Se sienten identificados?, si es así les diré que existen muchas formas de dejar los malos humores, la energía pesada y negativa que nos ha invadido de lado. Simplemente debemos querer hacerlo.

Comencemos Cambiando la Energía del Día Siendo Feliz.

Si, hoy nos levantaremos siendo felices. No nos cuestionaremos porqué deberíamos serlo, simplemente lo seremos.

Lo primero que haremos al despertar, será respirar profundo, relajarnos y darnos nuestro tiempo para realizar las cosas. Es mejor dormir un poquito menos que levantarnos corriendo y salir con apenas una taza de café negro en nuestro estómago.

Verán que al realizar todo con más tiempo, se sentirán con energía positiva y si al dormirnos la noche anterior teníamos la carga negativa del día pasado, ésta nueva jornada nos dará la posibilidad de cambiarlo y comenzarán el día “Siendo Feliz”.

No dejaremos que Sentimientos Negativos Nos Invadan.
Lo segundo, saldremos de nuestros hogares y nos cruzaremos con un vecino quizás, nunca lo saludaron a ese señor que vive a una cuadra de su casa, pues hoy le diremos “Buenos Días”. Y de esta forma nos vamos cargando de energía pura y buena, siendo felices.

Estamos en el tránsito o en un medio de transporte yendo a nuestros lugares de trabajo o estudio. Personas de mal humor nos rodean y vemos en sus caras que están pensativos, tensos. Nosotros sabemos que la música alegra el alma y espíritu, y que podemos escucharla donde sea a través de los diferentes medios que tenemos para ello, entonces “Yo sigo Siendo Feliz”, y no me cargo de las energías de los otros que no me aportan.

Quizás tenemos que esperar el turno en el médico, está demorado y me pongo a conversar con alguien que es la primer vez que veo. ¿Se han puesto a pensar que quizás gracias a sus buenas energías le cambiaran el día a esa persona también?.

No podemos cambiar el pensamiento de todos, pero podemos contribuir a que sean más felices.

Atender público puede resultar una de las formas más fáciles de cargarnos de energía negativa. Cuando recibamos una pregunta o quizás hasta una agresión, respiraremos profundo, pensaremos en cosas que amamos, en todo lo que nos aporta y no en lo que nada nos brinda.

Anularemos el sentimiento de ira que la persona nos traslada y no le contestaremos de la misma forma que nos habla.

Trataremos de hablarle con calma y guiarlo en lo que precisa sin elevar nuestro tono de voz ni dejarnos intimidar por su forma de expresarse. Es casi seguro que ustedes le cambiaran el día a esa persona y podrá terminar el día Siendo Feliz.

En Suma.

Lo que trato de transmitirles es que la felicidad y estar bien depende mucho de nosotros mismos. Creer que todo está mal, nos llevará a ver que todo está mal.

Creer que todo va a estar bien, y sentirnos felices hará que todo salga bien y nos sintamos felices. Lo positivo atrae a lo positivo, y eso es lo que todos deseamos.

Sean Felices, no desperdicien momentos insustituibles. Amen y dejen que los Amen. Rodearse de personas positivas hace que uno sea positivo también.

jueves, 10 de mayo de 2018

LOS ÁNGELES EXISTEN.

Kenly Derrick fue una preciosa niña norteamericana que al llegar al mundo pesaba únicamente 900 gramos.
Sus padres y los médicos estaban asustados y abatidos con esa migajita de ser y temían lo peor ante tanta fragilidad.
Kenly estuvo peleando mucho tiempo con la vida en una incubadora y poco a poco fue ganando la batalla. 
Lentamente fue aumentando sus fuerzas y peso, se recuperó y hoy en día es una joven normal en Carolina del Norte.
Lo hermoso es que cuando ya podía hablar le dijo un día a su madre estas palabras: “Mami, los ángeles existen y yo los veía junto a mí sonrientes y llenos de amor cuidándome. 
No los veía con alas sino bañados en luz y una vez uno me dijo: “Te amamos, tú has venido con una misión muy especial”.
Hoy en día Kenly es una joven muy amorosa y sus padres nunca dejan de dar gracias por tenerla viva a su lado.
Los ángeles existen y si buscas este libro en internet, gratis, aprenderás a conocerlos, amarlos e invocarlos: “Pon al cielo a trabajar”. 


Gonzalo Gallo

miércoles, 9 de mayo de 2018

Influencias de la mente para el éxito y la felicidad



Las influencias de la mente y el pensamiento generan en nosotros emociones, y bajo su influjo condicionan nuestra conducta y toda nuestra vida.

Pero los pensamientos no son una realidad; estos son impulsos creativos que genera nuestra mente y que producen los razonamientos mediante los cuales tomamos decisiones.

Todos los seres humanos tenemos similares capacidades para emplear los pensamientos, pero está en nosotros utilizar el raciocinio para que las influencias de la mente sean positivas en nuestra vida.

Las influencias de la mente en la vida diaria

Nuestra mente trabaja en todo momento, pues en todo momento pensamos, incluso cuando queremos vaciar la mente de pensamientos nos encontraremos con que una y otra vez vuelven a surgir.

Y nuestros pensamientos son tan poderosos que pueden modificar nuestro habitual comportamiento. Pueden verse dibujados en nuestra cara o en las palabras que utilizamos cuando nos dirigimos a alguien, condicionan nuestros actos y todo lo que hacemos durante el día.

Si una emoción negativa nos embarga, tenderemos a tener pensamientos negativos y a actuar según lo que nuestra mente (guiada por esa emoción negativa) crea conveniente.

Estos pensamientos negativos son las influencias de la mente que debemos evitar. Es necesario liberarnos de esta carga que no solo nos perjudica a nosotros, sino a todo nuestro entorno.

Por ejemplo, convivimos diariamente con ciertos hábitos y costumbres nocivas que ya hemos asimilado por tanto tiempo que nos parecen normales. Creemos erróneamente que siempre estuvieron con nosotros y, sin embargo, estas conductas son el resultado de nuestros pensamientos negativos.


Estas impresiones negativas son a menudo más difíciles de detectar, pues están mucho más enraizadas en la consciencia de nuestro ser, pero también existen condicionamientos externos que nos generarán estos pensamientos negativos que afectarán nuestra vida diaria.

Pero ya sea por influencia exterior o condicionamiento interior, la respuesta que nos corresponde dar debe ser siempre la misma: analizar y filtrar los patrones de pensamientos negativos y tener la intención y la capacidad de convertirlos en útiles y positivos.

¿Qué tipos de pensamientos existen?
Pensamientos necesarios

El pensamiento necesario es aquel que destinamos a nuestra alimentación o a nuestras responsabilidades laborales, o a las tareas que son necesarias en nuestra vida.
Pensamientos inútiles

Los pensamientos inútiles son aquellos que no tienen utilidad ni positiva ni negativa. Pueden referirse al pasado y ser del tipo: “Si esto me hubiera ocurrido, habría hecho eso o aquello”.

O pueden ser conjeturas sobre el futuro cercano o lejano: “¿Qué va a ocurrir si…? o ¿Qué haré si…?”.

Nuestra fuerza interior y nuestra habilidad de concentración se debilitan con los pensamientos inútiles. Una persona que tiene muchos pensamientos inútiles se sentirá cansada y extenuada, pues estará desperdiciando su energía en crear pensamientos sin sentido.
Pensamientos negativos

Los pensamientos negativos debilitan nuestra fuerza interior, pues se basan en emociones negativas como la ira, las expectativas insatisfechas, los celos, etc.

No importa cuánta razón pensemos que tenemos en pensar de ese modo, los pensamientos negativos siempre serán dañinos y conducirán a conductas negativas.
Pensamientos positivos

Los pensamientos positivos son los que nos permiten acumular fuerza interior y nos estimulan a ser constructivos y creativos.

Cuando tenemos pensamientos positivos nos sentimos felices interiormente y eso de por sí es suficiente recompensa. Pero aún hay más beneficios del pensamiento positivo:
Nuestra mente está en equilibrio.
Nos sentimos más serenos.
Actuamos de forma positiva.
Somos más abiertos a las oportunidades.
Tomamos mejores decisiones.
Contagiamos positivismo y optimismo a nuestro alrededor.
Nos sentimos armoniosos y enérgicos.
Somos menos sensibles a las enfermedades.

Ya puedes observar el enorme poder de nuestra mente y nuestro pensamiento. Si quieres ser feliz, aprende a gestionarlos.